Nuestra Locación

Buenos Aires. Argentina

El «break cafetero» laboral, ¿Puede aumentar la productividad?

Cuando trabajamos largas jornadas o en los momentos claves del día, las tensiones o demandas se acumulan y usualmente, añoramos esa pequeña pero significativa pausa para tomar un cafecito que renueve nuestros sentidos, active nuevas ideas y con la esperanza de aumentar la productividad.

Según dicen, las ideas creativas o la resolución de problemas podrían incentivarse o propiciarse a partir de «las pausas o break” del café.

Tanto si trabajas por tu cuenta como si te desempeñas en una empresa, algunas personas pueden ver estos momentos, como una pérdida de tiempo, sin embargo, te traigo una muuuy buena noticia, al parecer estos intervalos “cafeteros” en la jornada laboral aportan muchos beneficios y podrían aumentar la productividad… ¿Quién lo diría?

Como es sabido, la cafeína estimula nuestro sistema de alerta y favorece la concentración, según nos cuentan los expertos. Al movilizarnos para buscar nuestra infusión, ponemos en acción nuestro cuerpo, activando nuestros sentidos.

Un estudio publicado en el Journal of Experimetal Psychology, demostró que los «break» regulares pueden estimular la creatividad y la generación de ideas innovadoras (Mason et al.2013). Dar un respiro, favorece el funcionamiento del cerebro, permitiendo generar conexiones más flexibles y así poder pensar “fuera de la caja”.

¿Cómo puede ser esto posible?

Las famosas «pausas cafeteras«, por ejemplo, suelen ser los momentos ideales para socializar, intercambiar ideas, opiniones o pedir sugerencias sobre nuestros proyectos o tareas que estamos realizando. Este aspecto es de vital importancia, ya que tenemos la oportunidad de generar vínculos que nos aportan sentido de pertenencia y es una manera de sentirnos acompañados frente a las exigencias del entorno.

También, en estos espacios surgen intercambios graciosos, alguna anécdota o dato novedoso, que nos ayuda a distendernos, despejarnos, permitiendo bajar los “decibeles” o la tensión de nuestro sistema nervioso, para luego poder retomar la actividad, quizás con otra perspectiva.  

Al relajar nuestro sistema nervioso o «correr el foco» de aquello que nos preocupa, en general podemos ser más creativos o bien, encontrar una respuesta o solución, ante aquello que implicaba un obstáculo. Al mejorar nuestro estado de ánimo, favorecernos la creatividad, la motivación y por ende la eficiencia, encontrando una mayor gratificación ante la tarea realizada.

Podríamos decir entonces, que estas pausas o break laborales para tomar un delicioso cafecito, son en realidad, descansos activos o productivos.


Y vos, como entusiasta / fanático del café…

  • ¿Qué pensás?
  • ¿Cuáles son los momento claves que necesitan estas pausas?
  • ¿Cuál infusión preferís para activar y despejar tus sentidos?
  • ¿Preferís el café o el té en hebras?
Vågnnu GS.Vagnnu

«Si no sabés por donde seguir, la respuesta es una pausa, un café y encontrarás una nueva forma de encarar la rutina».

GS Vågn Nu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *